Cuando nos adentramos en la carpintería de aluminio en Burgos vemos muchos productos que pueden ser interesantes, pero no conocemos la mejor solución para nuestro proyecto hasta que no nos adentramos en detalles más técnicos como es el caso de las ventanas que podemos a elegir para nuestro hogar u oficina. Desde eficiencia energética hasta la funcionalidad para el usuario, vamos a tratar los beneficios de las ventanas correderas versus las ventanas oscilobatientes.

Las ventanas correderas han sido siempre las más solicitadas en instalaciones donde el espacio es un punto clave, especialmente si se encuentran en localizaciones donde hay columnas o algún obstáculo próximo. Permiten también la instalación de mosquiteras tanto plegables como permanentes, ya que pueden ser montadas exteriormente sin entorpecer la apertura o cierre de la ventana. Como desventaja, hay que tener en cuenta que para limpiarlas de una manera correcta es necesario desmontarlas, lo que puede acarrear posibles desperfectos en el cristal o aluminio durante este proceso de limpieza.

Por otra parte, en toda carpintería de aluminio en Burgos existen otros sistemas cada vez más conocidos, como el oscilobatiente. Permite su apertura vertical u horizontal mediante su mecanismo de cierre abisagrado. Esto nos obliga a tener dispuestas las ventanas en ubicaciones en las que no interfiera ningún objeto en el rango de apertura de la misma. Otra de sus ventajas es el grado de aislamiento térmico que ofrecen, ya que sus sistemas de cierres con compresión hacen que la junta de goma se adhiera al perfil metálico de una manera perfecta, reduciendo de la misma manera la contaminación acústica exterior y creando un hogar más eficiente en cuanto a gasto energético se refiere. Estéticamente, ambos modelos pueden tener unos acabados excelentes en aluminios pintados de alta calidad.

En Aluminios Rilova podemos asesorarte para que puedas decidir qué tipo de ventana es más acorde en el proyecto que tienes en mente.